El rendimiento escolar de los nacidos a final de año

Pexels Photo 225957
Pexels Photo 225957

El logro educativo es el resultado de diversos factores y es muy curioso pensar que el hecho de nacer a final de año pueda condicionar la evolución académica de un niño.

En España, los niños nacidos cada mes de diciembre son irremediablemente los más jóvenes de sus clases, mientras que los de enero están en la situación contraria. Los niños nacidos a principios de año, pueden llegar a tener hasta once meses más que los pequeños de una clase y eso se refleja en las evaluaciones. Los datos muestran que las dificultades van aumentando a medida que pasan los cursos, aunque son más evidentes desde el comienzo de la Primaria.

Los sistemas educativos no tienen en cuenta la edad evolutiva de los alumnos, sino la cronológica, a pesar de que los cursos escolares van de septiembre a junio y los criterios de evaluación son los mismos para todos, sin excepciones ni adaptaciones.

El hecho de que los niños nazcan en diciembre o en enero no significa que tengan menos capacidades por cuestiones de temporalidad. Lo que ocurre es que al agrupar a todos los niños se aprecian diferencias de madurez mental entre unos y otros, sobre todo en edades tempranas como los 3 años.

¿Existe alguna solución?

La solución a esta situación debe darse en los primeros años de la educación del niño. Lo ideal sería que los niños con estas características tuvieran la oportunidad de tener una educación más personalizada durante los primeros años de vida, es decir, que se creen estrategias basadas en juegos guiados, la administración selectiva de estímulos y la solución de problemas en función de las necesidades de cada niño.

Otra solución es la de flexibilizar la edad mínima de escolarización en Primaria, ordenando las aulas por edades, o incluso formarlas por grupos de edad. En Alemania, hay estudios que demuestran que los niños que comienzan Primaria con 7 años en lugar de 6, obtienen mejores resultados en lectura y acaban prolongando más tiempo sus estudios secundarios.

Este tipo de intervención personalizada es mucho más productiva que un modelo de enseñanza estandarizado y formal para neutralizar el efecto “mes de nacimiento”. Además, la diferencia de edad entre los niños de una misma clase sería de tan solo seis meses y no de un año como ocurre actualmente.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 2 =

Artículos que te pueden interesar

reflejo baja
Tú eres el espejo donde tus hijos se ven reflejados en un proceso inconsciente que modela su personalidad futura, sus relaciones y sus gustos o preferencias.

No te pierdas nada

Suscríbete a nuestra newsletter y entérate de las noticias mas interesantes y todas nuestras novedades

Al hacer clic en el botón usted está de acuerdo con nuestra política de privacidad

× ¿Cómo podemos ayudarle?